Páginas vistas en total

sábado, 21 de septiembre de 2013

11 de Septiembre de 1714


   Cuando un país como España se encuentra en 17 trozos que llamamos autonomías, los trozos aprovechan para hacer esto o lo otro en su beneficio, y les importa tres pares de pepinos si eso va en perjuicio de otros. Viendo el título algunos dirán que no tiene nada que ver con lo que digo, pero sí leen el artículo completo, verán que aquí lo que digo es verdad, y lo que auguro, de una u otra manera, lo será.

El conflicto armado que duró entre los años 1701 y hasta 1713 en que se firma el tratado de Utrecht, no fue un conflicto regional, ni nacional, sino que fue un conflicto internacional, y que en España se conoce como Guerra de Sucesión, no de secesión como dicen los nacionalistas catalanes.
Cuando murió el rey Carlos II, último representante de la casa de Habsburgo (que nosotros decimos los Austrias), hubo partidarios de poner en el trono de España a un Habsburgo o a un Borbon, y claro esta hubo partidarios de uno y de otro, entre los partidarios de los Austrias están los siguientes: El Sacro Imperio Romano Germánico, Austria, Prusia, Hannover, Gran Bretaña, Países Bajos, Saboya, Portugal y la parte española que apoyaba esta candidatura principalmente los territorios del antiguo reino de Aragón y algunas otras partes del reino de Castilla y León, como Madrid y Toledo. Los partidarios de los Borbones, eran Francia, Baviera y el resto de los territorios españoles. Así pues al convertirse en el interior de España en una guerra civil entre borbónicos apoyados por la corona de Castilla, salvo alguna excepciones, y los austracistas apoyados por la corona de Aragón. En realidad ambas coronas hacía ya cientos de años que reposaban en la misma cabeza, la del rey de España, pero nominalmente aún seguían existiendo sendas coronas. Ni que decir tiene que hasta entonces los reyes de España, seguían siendo reyes de Castilla y de Aragón.
Les muestro aquí una relación de batallas para que vean que el conflicto tuvo su nivel internacional:
Batallas en Flandes y el Rhin: Friedlingen, Kehl, Ekeren, Höchstädt, Speyerbach, Schellenberg, Blenheim, Elisheim, Ramillies, Stollhofren, Oudenarde, Beachy Head, Cabo Lizard, Wijnendale, Lille, Malplaquet, Bouchain y Denain.
Batallas en Italia: Capri, Chieri, Cremona, Luzzara, Cassano, Niza, Calcinato, Turin, Castigglione, Tolon, Gaeta, Cesana, Campo Mayor y Siracusa.
Campañas hispano-lusas: Cádiz, Vigo, Cabo da Roca, 1ª de Barcelona, Gibraltar, Ceuta, Málaga, Punta Cabrita, Montjuich, 2ª de Barcelona, Badajoz, 3ª de Barcelona, 1ª de Madrid, 1ª de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Almansa, Játiva, Ciudad-Rodrigo, Tortosa, Menorca, La Gudiña, Almenar, Zaragoza, 2ª de Madrid, Brihuega, Villaviciosa, 4ª de Barcelona, y 2ª de Mallorca.
Los partidarios de la candidatura del Archiduque Carlos de Habsburgo, básicamente la corona de Aragón, luchaban no sólo por el archiduque, el cual había ofrecido garantías de mantener el sistema federal de la monarquía hispánica, es decir coronas de Castilla y de Aragón, sino que luchaban contra Felipe de Borbón que tenia una mentalidad de estado centralista de monarquía absoluta, comparable al modelo de Francia de la época.
Otra de las causas de la actitud favorable de la población de Cataluña a la causa austracista se debió al mal recuerdo que tenían de los francés desde que en la Paz de los Pirineos (1659), se certificó la cesión del Robellón, con la ciudad de Perpiñán incluida a la corona francesa y con un rey Borbon en España, jamás podría producirse la reedificación.
Ya  en el tratado de Utrecht, firmado el 11 de Abril de 1713, únicamente se había incluido una cláusula por la que se concedía una amnistía general a los catalanes y que gozarían de los mismos privilegios que sus súbditos castellanos, pero no los suyos propios.
Al terminar la guerra, la corona de Aragón perdió sus leyes e instituciones propias que fueron sustituidas por las "leyes de Castilla, tan loables y plausibles en todo el universo" – como se decía en el Decreto de Nueva Planta del año 1707, que puso fin al reino de Aragón y sólo las provincias vascongadas y Navarra mantuvieron sus leyes e instituciones propias (fueros) al haberse mantenido fieles a la causa borbónica.
La ultima batalla de importancia para este articulo se celebro el 11 de Septiembre de 1714, siendo este año el elegido para el titulo del articulo presente. Es la cuarta batalla que se realiza en Barcelona, que defienden los derechos del Archiduque Carlos y por si nadie lo dice, ya lo digo yo, sus fueros, pues en esta ultima batalla, quizás ya solo luchaba por eso, por sus fueros, puesto el que todos los partidarios del Archiduque Carlos habían firmado la paz en marzo de ese mismo año mediante el Tratado de Rastatt, confirmado el siete de Septiembre en el Tratado de Baden.
Las consecuencias de esta guerra, son variopintas, pero solo mencionare las que se refieren al interior de España.
El nuevo rey Felipe V puso fin a la Corona de Aragón por vía militar aboliendo sus instituciones y leyes propias, instaurando en España un estado absolutista, centralista y uniformista inspirado en la monarquía absoluta de su abuelo Luis XIV de Francia y algunas instituciones de la Corona de Castilla. Los grandes derrotados de la guerra fueron los partidarios de los Austrias, que también defendían el carácter federal de la monarquía española.
Pero la niña que el otro día salió en la televisión nacionalista catalana TV3 diciendo que Cataluña perdió su independencia en el año 1714, esta en un error, un error propiciado por sus padres que la adoctrinan en un nacionalismos de idiotas, falto de todo rigor histórico, no sabemos bien a ciencia cierta si a sabiendas de que están en un error o también son adoctrinados por los idiotas de los políticos nacionalistas que les dicen que los gobiernan.
Pero seamos francos, todos los beligerantes en aquella y en cualquier otra guerra que se halla celebrado o se llegue a celebrar, es por una razón muy sencilla, todos quieren sacar tajada, todos, y Cataluña, en aquella ocasión, también, solo que se equivoco de bando y se puso del lado de los que perdieron la guerra. Fíjense en los casos de las vascongadas y Navarra, acertaron con el bando que eligieron.
Pues ahora adoctrinamos a la gente, y sobre todo a la gente menuda, y hacemos lo imposible para seguir ordeñando la vaca que es España, y así sacarle mas dinero, mas cada vez, en cada ocasión, por este u otro motivo, y achacando el que si no nos vamos, en base a mentiras que han quedado expuestas en este y otros artículos anteriores.
Pues niña de la TV3, quizás ahora no, por que eres pequeña, y yo no soy de los que utilizan a personas de tu edad como lo hacen tus padres, pero quizás, insisto, cuando seas mayor de edad y tengas un criterio propio, que puede ser cualquiera, incluido el nacionalista, pues quizás, en esos momentos te interese leer este articulo u otros parecidos donde se te cuenta la historia tal como fue, no como hubieran deseado algunos que fuese.
Y es que la historia tiene esos defectos, dos al menos, que esta escrita, y que por mucho que se intente, no se puede cambiar.
Niña, si algún día lo lees, no te voy a decir eso de que vas y lo cascas, no, para entonces, vas y lo "twuiteas".
 Jorge Pablos Jiménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario