Páginas vistas en total

lunes, 15 de noviembre de 2010

EN LA NUBE

Sobre las telecomunicaciones en España, es aplicable también lo estipulado para cualquier país de nuestro entorno geográfico y cultural, vamos que me refiero a países de la Europa Occidental y con base cultural greco-latina, pues es sabido que en el entorno geográfico y cultural islámico la cosa va de otra forma, digamos más lentita.
Nota del Autor: Publicado en EL CONFIDENCIAL DIGITAL el 30/11/2010.
Es por tanto de gran interés que las diversas administraciones publicas fomenten el uso de esas nuevas tecnologías, que si hoy en día son incipientes, según algunos, están a años luz de lo impensable hace solo diez años.
Se pueden hacer tantas cosas a través de un PC con conexión a la red, que es incluso la Administración la que casi obliga a tener un ordenador con esa conexión si queremos utilizar el DNIe, por ejemplo. Ahora bien, es el usuario, el internauta el que paga el ordenador, y entre su montante económico un “canon” sobre varios de sus componentes y algunos de sus soportes de almacenamiento de información, aunque solo los utilice en su empresa, su trabajo, o cualquier otra cosa particular que le apetezca y no sea constitutiva de delito.
Es además el usuario, quien detrae de sus ingresos una parte, aunque pequeña del recibo de la luz, para alimentar de energía a dicho aparato. Finalmente, de entre todas las compañías que ofertan Internet, ofertas que por cierto son las mas caras de Europa, escoge una que le apetece, y paga religiosamente de su bolsillo una media de 50 € al mes para tener conexión de Internet en su casa, junto con el teléfono.
Y todo eso se cree alguien que es para poder hacer la declaración de la Renta una vez al año y poco mas, pues no, seria de idiotas solo el pensarlo.
El Internauta se comunica con otros en los confines del mundo, llena de contenidos la red, a través de sus blogs, de sus paginas Web, colabora en los contenidos de ciertos servidores, programas, y un sin fin de posibilidades casi ilimitadas de las que aun hoy, en la actualidad, nos parecerían de autentica locura, pero que están ahí, en un futuro próximo, quizás pasado mañana. Es por tanto el internauta, que de forma altruista, pone sus contenidos, bien sean fotos, artículos, opiniones, etc., en la red, siendo esto por si mismo una expresión de libertad hasta ahora impensable.
El internauta, además hace otras cosas, baja los domingos por la mañana al parque predeterminado con el montón de cromos repetidos de la colección de moda y los cambia por otros no repetidos, para poder completar su colección. Espero que esto le suene a alguien, aunque no deja de ser una metáfora, de lo que en realidad se hace en Internet, y es hacer copia de archivos de otros internautas, lo que comúnmente se denomina “bajar” un archivo de Internet.
Todo este artículo viene a colación de las pretensiones de poder cerrar administrativamente páginas Web que ofrezcan contenidos para descargas ilegales. Pues bien, sobre esto hay que aclarar varios puntos, y entre ellos el mas importante y es que cuando un internauta se baja una canción, por ejemplo, no esta entrando en la casa del cantante o en la tienda de la esquina, y la sustrae, no señor, lo que esta haciendo es mediante un programa de intercambio de archivos, es hacer una copia en su PC, de un archivo de una canción que otro y varios internautas poseen en los suyos. Para que lo entiendan, mi vecino me ha dejado un libro para que lo lea.
Que pasa. que el autor del libro no cobra una parte por que yo lea el libro, o lo que pretende es que cada persona que quiera leer su libro lo tenga que comprar. Pues señores acabaríamos con las bibliotecas, por poner un ejemplo, acabaríamos siendo más incultos de lo que lo somos en la actualidad.
Las descargas de archivos con programas P2P, mediante conexión a Internet, no constituyen descargas ilegales, repito no son descargas ilegales, para que lo fueran según jurisprudencia (sentencias del Tribunal Supremo) y tipicidad del hecho punible en el Código Penal, deberían de darse otros elementos del delito, cuales son, publicidad y animo de lucro, y si no se dan esos elementos no son constitutivos esos actos de hecho delictivo, por lo tanto no es ilegal.
Internet esta aquí, hace tiempo que llego, cierta parte de la sociedad de los países del denominado primer mundo, ha evolucionado, se ha subido al carro de las nuevas tecnologías, así por ejemplo el correo electrónico ha dejado al fax casi en una existencia residual, y eso hoy, mañana desaparecerá. Ahora hace falta que toda la sociedad, incluidos los “autores de contenidos” y que vivan de eso solamente, diversifiquen la forma de llevar su producto a los consumidores, consumidores que en la actualidad si consumen música en directo, pero no la consumen o están dejando de hacerlo, digamos enlatada. Es a los productores y a los intermediarios comerciales a quienes compete inventar nuevas formas de vender su producto o de otra forma se verán obligados a cambiar de actividad, y esto es hoy para la música, pero mañana serán para los libros, las bibliotecas pasaran a “estar en la nube”.
Los periódicos ya son digitales, es mas, en la actualidad, hay casi tantos periódicos digitales como blogs de periódicos en donde se apuntan noticias, artículos y opiniones de actualidad, de tal forma que hay una corriente de opinión en la red, cobrando cada día mayor importancia. Ya no solo hablaremos de la opinión publica, y de la opinión publicada, hay que añadir y hacerlo ya, la opinión digital, que cada día cobra mayor auge.
Los tiempos han cambiado, la música también, no es lo mismo decir que es numero uno es tal canción, por que a lo mejor se equivocan, a lo mejor es la mas comprada, o la mas puesta en las emisoras de radio, donde las compañías discográficas tienen mucho que decir, pero la mas escuchada a lo mejor es otra, y es sencillamente por que es la que mas suena en Internet, de diversas formas, entre ellas las muy logradas emisoras de radio de Internet, que las hay, y funcionan muy bien, entre otras cosas por que los Djs ponen la música que les gusta oír a ellos y a sus oyentes, y no a las discográficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario