Páginas vistas en total

lunes, 15 de noviembre de 2010

EL ALTRUISMO DE LOS POLITICOS

En todas las profesiones, en todos los oficios, en todos los trabajos que las diversas personas realizan, todo el mundo da por sentado, de que amén de la vocación, se mete ahí uno por dinero, vamos por el sueldecito de miseria que le dan a final de mes, pero sin embargo los políticos no, lo hacen puramente por altruismo.
Desde que somos muy jovencitos, ya nos van preguntando la típica frase de que vamos a ser de mayores, y claro uno en su inocencia, en su candor, dice que si medico, que si policía, o cualquier otra profesión u oficio que sirva para ayudar a los demás. Así de solidarios somos de pequeños.
A medida que vamos creciendo, ya no solo nos fijamos en ese tipo de profesiones sino que además en nuestros gustos por tales o cuales trabajos, teñidos aun de cierto romanticismo, como era en mi caso, pero fijándonos ya en si el sueldo de esa profesión u oficio es “aceptable” para nosotros o no, vamos que si nos iba a dar para conseguir ciertas cositas, que en aquel entonces constituían nuestro paradigma del bienestar.
Así la vida y las circunstancias de ella, además de nuestros aciertos o equivocaciones nos van separando por distintos caminos de la vida hasta llegar a conseguir, a veces, las menos, nuestro trabajo soñado, o cualquier otro con el que conformarnos y en ciertas épocas de crisis económica con lo que sea que nos permita vivir y llegar a final de mes, constituyendo esa gran masa de asalariados por debajo de los 1000 euros o si acaso rozándolos, a los que denominan mileuristas.
Uno que padece algo del estomago, no puede por menos que sentir cierto escozor en el mismo cuando a ciertas personas que salen a diario en los periódicos o en la tele o radio, llenándoseles la boca de altruismo, a la vez que los bolsillos con dinero publico, y que esta “ligeramente” por encima de los mil euros.
Pero como se puede tener tanta cara, en un país con un montón de parados que sobrepasa los cuatro millones, donde los sueldos son míseros, y que son estos, con los impuestos de sus míseros sueldos los que pagan a los altruistas metidos en política unos sueldos desorbitados a todas luces.
Da vergüenza saber lo que cobra un alcalde de una ciudad o un diputado de una diputación provincial, o si les parece un Diputado o Senador, o un representante nuestro en Europa, y multipliquen eso por 17 autonomías, pues además de eso, cobran por asistir a realizar su cometido, y cobran por desplazarse a la asistencia para realizar su cometido, y algunos de ellos cobran por varios sitios, pues tienen diversos cargos, pero aun así y todo se les llena la boca de altruismo, diciendo que su vocación política les lleva a hacer lo imposible por mejorar la vida de sus conciudadanos.
Les podía poner ejemplos pormenorizados de todo lo que estoy diciendo, pero están en las mentes de todos. Es hora ya de que los ciudadanos de este país, digamos de alguna manera basta a esa clase política que nos hace sentirnos “cornudos y apaleados”.
Saben ustedes de alguien que se metiera en política, a cualquier nivel y no prosperara inusitada y repentinamente. Pues eso, que el altruismo da mucho dinero, por lo que se ve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario